Grandes esperanzas

by

por Liliana Paolinelli*

liliana_paolinelli

Liliana Paolinelli

No puedo dejar de relacionar la actividad cineclubística con la reapertura del Departamento de Cine de la Universidad de Córdoba a fines de los 80. Habíamos confluido un grupo de gente de lo más variada, desde chicos recién salidos del secundario, pasando por alumnos de la vieja escuela que intentaban terminar la carrera interrumpida por los militares, hasta mi mamá que se inscribió en 1º año. Rectifico: en realidad ella se había enterado de la inminente existencia de una escuela de cine y yo me acoplé a su determinación por ser cineasta. El cóctel era interesante, no obstante el estrés que me producía presentarme junto con ella en los trabajos prácticos.

Dejó a los 4 meses, debo decir que con notas buenísimas. Más allá de lo anecdótico, lo traigo por el carácter fundacional que tuvieron para mí la escuela y el cineclub La Quimera, especie de madre y padre que moldearon afinidades y también, simétricos rechazos. No reconozco un pasado cinéfilo anterior a esa época, de chica apenas si había visto en cine 10 películas de Walt Disney. En cambio devoraba películas en televisión. Cuando empecé a estudiar cine no manejaba ningún criterio de selección, tanto me apasionaba Cielo Líquido como El silencio de Bergman; más incomprensible más interesante me resultaba un filme. Por supuesto, el modo de mirar cine se ha transformado con los años y ya no tengo esa inocencia, ¿producto tal vez de la vocación formadora del cineclub? Naturalmente, esa pérdida dio lugar a otras conquistas.

Más allá de la adquisición de capacidad analítica, rescato de la tarea cineclubística el trabajo en grupo, la pluralidad, el espíritu gregario que no siempre es sinónimo de goce pero sí tan vital como las reuniones del hombre antiguo alrededor del fuego. Cuando las instituciones y la política gozan de un descreimiento cada vez mayor creo que la verdadera acción se ha desplazado al calor de los propósitos sencillos, no necesariamente más vistosos. Organizar un ciclo de películas, conseguir espacio físico, atraer gente para compartir aquello que nos apasiona… Meses atrás sostenía que el visionado en DVD doméstico podía ser un factor determinante en la ausencia de público en las salas, en especial de estudiantes. Como luego me señalaron, esta práctica se aleja bastante de la experiencia social, colectiva y física de asistir al cine. Sin dudas hay un desplazamiento en las formas de socialización, el hecho de intercambiar posiciones en un blog, espacio de lectura individual, demuestra que las formas de intercambio no se agotan en las tradicionalmente conocidas. El desafío para que la llama no se extinga es enorme, pero el aprendizaje de cine -aunque provenga de DVD, piratas, en fin- y la discusión, aunque no se produzcan alrededor de una mesa, demuestran que no todo está perdido.


A propósito, es interesante que hayan programado Por sus propios ojos, en ella se resume parte de mi experiencia como estudiante, cuando todo estaba por ver.

*realizadora cordobesa. Su película Por sus propios ojos (82 min., 2008) se exhibe hoy en doble función: a las 18hs. en el Cineclub Coliseo (Bell Ville); a las 21hs. en el Cineclub La Linterna Mágica (Río Ceballos).
Anuncios

2 comentarios to “Grandes esperanzas”

  1. Karuna Says:

    Tuve el placer de ver la plícula en el cineclub “La Linterna Mágica” de Río Ceballos. Me encantó y valoro mucho el esfuerzo de los cineclubes por acercarnos a este cine vital y que habla de lo “nuestro”. Espero que algún día tengamos este cine en las salas grandes y, si no fuera así, lucharemos por mantener vivo este circuito alternativo para seguir disfrutándolo. Felicitaciones a la directora y su equipo. Gracias al cineclub.
    Karuna (Unquillo, Cba)

  2. Mari de Córdoba Says:

    Hola que lindo espacio,

    Los felicito, de verdad que me pone muy feliz contar con este espacio en formación del cineclubismo en Córdoba, la discución con el cine Teatro Córdoba me afligió bastante, soy espectadora de ese cine pero también de la Quimera y me gusta mucho Cinefilo, me parecen propuestas diferentes, pero que hay que respetar, y bueno me parece que fragueiro se vuelve a confundir con su comentario, que no decaiga señores cineclubstas, que Córdoba es una ciudad un poco resentida en al Cultura y ustedes le estan dando vuelo!

    Un Gran Abrazo

    María Soria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: