by

19 HS. – CINÉFILO BAR – BV. SAN JUAN 1020 (casi esquina Mariano Moreno) – CÓRDOBA CAPITAL

CINE CONTEMPORÁNEO ARGENTINO. Recorridos.

Segunda parte: La realidad de la representación

la_fe_del_volcan_1

La fé del volcán, de Ana Poliak (Argentina, 2001, 90 min.).

Charla a cargo de Martín Alvarez y Ramiro Sonzini.

Preguntas entre la Historia

Por Martín Alvarez

¿Qué es la realidad?, es la pregunta que se hace Ana Poliak en el prólogo a su segundo largometraje. Y si es así, si lo real se ha desvanecido en tanto posibilidad para un vínculo con lo verdadero, para una certidumbre respecto del mundo exterior y de la propia intimidad, ¿hacia dónde mirar?

La fe del volcán hace de esta duda el principio motor de un viaje hacia los espacios vacíos, hacia los estragos que han convertido al presente en ese horizonte de realidades borrosas. A mitad del camino entre el sujeto y la sociedad que lo rodea se ha producido un desajuste, una relación de silencios y esquivos antes que de líneas concretas, claras. Se trata, en efecto, de un blanco en la Historia, en su pasado y en su presente, a donde (el discernimiento sobre) lo real ha desdibujado su figura. Preguntar: ¿a dónde?

Se trata entonces de objetivar esas dudas, de encontrar una forma cinematográfica posible a través de la cual sensibilizar ese vacío. Penetrar los llanos hasta encontrar un argumento estético suficiente para devolver esos espacios blancos a un tacto factible. Saltar los silencios, exclamar las angustias. Y si la pregunta es cómo, entonces…¿qué cine hacer?

Para Poliak importa encontrar una plástica y un lenguaje coherente con esas dudas. Un cine que apuesta a un soporte documental como vía justa para volver a imaginar lo real. Pero que, al mismo tiempo, desconfía de la capacidad del documental concebido en su forma tradicional, en tanto reflejo mecánico de una realidad que se mantendría incólume ante las cámaras. Todo encuadre es, también, un acto de violencia, una resignificación. El cine no es un espejo transparente; es necesario entonces hacerse cargo de la realidad del cine en tanto se trata de una representación. Articular la propia voz a través de las imágenes en un intento sincero por actualizar la potencialidad del cine como experiencia política. En ningún momento dejar de pensar: ¿para qué?.

Perseguir los golpes del tiempo desde los primeros dos años del nuevo milenio tiene que ver, para Ana Poliak, con rastrear los dolores latentes en aquel presente posmenemista. Pensar ese presente cómo excusa determinante para revisitar la Historia. Dirimir con un terreno atravesado por la exclusión social, por el exilio como fantasma que sobrevuela los cielos denunciando falta de contención, por la última dictadura como herida aun abierta. Considerar, a lo largo de ese recorrido, la urgencia de un nuevo cine que sea también nuevo signo para intervenir en la Historia. Bucear por la imagen-movimiento en busca de una caligrafía posible para esculpir los pesares. Una renovación de estilo que actúe como un instrumento capaz de formular las preguntas justas –y justamente las preguntas-. Confiar en esa actitud como punto de partida fundamental para reencontrarse con lo real. Con ese antecedente, quizá podremos de una vez empezar a anotar algunas respuestas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: