UNA BREVE REFLEXIÓN SOBRE EL CINE DE DAVID CRONENBERG

by

por Claudio Sosa*

David Cronenberg

David Cronenberg.

Introducción:

Bien puede afirmarse que un rasgo fundamental de David Cronenberg como cineasta se lo confiere la notable capacidad del director de “La mosca” para cautivar al espectador sin que éste pueda advertir los mecanismos por medio de los cuales el canadiense consigue provocar dicha fascinación, lo que, dicho de otra forma, da cuenta del innegable talento de DC en cuanto al manejo del lenguaje cinematográfico. Lo que pone de manifiesto lo singular de esta maestría visual y narrativa cronenberguiana es que la misma  generalmente está al servicio de poner en escena temáticas que pueden resultar ajenas al común de los mortales o, incluso, cuando puede existir una gran probabilidad de que las historias de sus películas sean consideradas carentes de verosimilitud o directamente repugnantes, terroríficas o mostrar altos niveles de perversión y/o locura por referencia a la conducta de sus personajes.

En cuanto al tratamiento formal de las imágenes en sus largometrajes, es posible sostener, de un modo general, que el abordaje que DC hace de sus no convencionales tramas argumentales está (si se quiere, paradójicamente) signado por una puesta en escena donde prevalece la pulcritud de los encuadres y la economía de los recursos narrativos, dando lugar a relatos límpidos, concisos y, a la vez, exentos de estética preciosista o devaneos manieristas. Este estilo visual a menudo crea la sensación de que Cronenberg adopta cierta distancia o frialdad emocional respecto del trato que le dispensa a las criaturas que protagonizan sus para nada complacientes relatos cinematográficos, esto por referencia a la inquietud o incomodidad que el director de “Pacto de amor” puede llegar a generar en el espectador, lo que, como se dijo, no hace más que incrementar la fascinación de la platea, al influjo de todo lo especial que hay en las atmósferas visuales de sus películas. Lo cierto es que detrás de conductas y situaciones siniestras, oscuras, sórdidas, bizarras, alocadas o fantásticas, se deja ver una inequívoca sensibilidad, profundamente humana, cada vez que Cronenberg se lanza a retratar melancolía, dilemas morales, soledad, vínculos afectivos inviables, sexualidad, displacer, violencia psicológica y física, malestar social, hipocresía política, incomunicación, alienación extrema y angustia existencial. Todas estas cuestiones, en tanto aspectos esenciales o inevitables de la vida de las personas y del mundo que habitan, se encuentran presentes en el cine de DC, a veces sugeridas, otras, planteadas como interrogantes, en ocasiones expuestas de manera sinuosa o, incluso, poética, recurriendo, en unos casos, a la extrañeza, y, en otros, a una dimensión dramática de alto impacto emotivo. Cronenberg es, sin dudas, un gran realizador, un verdadero autor cinematográfico, con sus constantes estilísticas y temáticas, sí, pero también con una gran capacidad para recrearse a sí mismo y sorprender siempre al espectador.

Tragedia en cuerpo, alma y mente

Crash, de David Cronenberg

Crash (1996), de David Cronenberg.

La tragedia es un tema recurrente en la obra cinematográfica de DC, quien sostiene que se trata de algo muy conectado con el horror (género en el cual incursionó con gran eficacia), en el sentido de que en la base de ambos conceptos se encuentra la idea de la muerte.“Todo está relacionado con nuestra experiencia como sujetos físicos, como hechos de vida y con el modo en que nos manejamos con lo que eso supone. Tomando ese punto de partida se llega al territorio que se considera tradicionalmente como el horror. (…) “(En definitiva), se trata de la muerte. Estamos hablando acerca del hecho de que no somos infinitos. Es una verdad existencial, muy cruda y real. Es básica, y a menudo se pierde de vista bajo todas esas capas de complejidad y camuflaje cultural. Creo que estamos hablando de una mente que no comprende porqué no habría de ser infinita y eterna, y un cuerpo que te dice desde el principio que sos definitivamente mortal y que tu tiempo está contado. Creo que la tensión entre ambos es el tema del horror” (Extractado de un reportaje publicado por la revista “Film”, Agosto/Septiembre de 1994).

Si bien Cronenberg, en gran parte de su filmografía, ha referido lo trágico como un proceso acelerado de degradación corporal, que conduce inexorablemente a una muerte física prematura, el canadiense también supo ampliar esa mirada a la dimensión de lo inmaterial del ser humano, hacia las coordenadas de lo mental y espiritual (que, no obstante, reflejan una realidad concreta, social y política, en el que el hombre está inmerso, aspecto que el cine de DC acertadamente no omite). En cualquier caso, a la hora de describir estos procesos de derrumbe, Cronenberg se aleja por completo de un enfoque moralizante; su interés reside principalmente en mostrarlos con crudeza, a modo de descarnada constatación de los temores que atormentan la existencia del hombre a partir de su conciencia en torno a la fugacidad de la vida.

La recurrente apelación, en el marco de ese derrotero de degradación física y mental, al aspecto autodestructivo en la conducta de los personajes, parece revelar hasta qué punto para Cronenberg la búsqueda de la felicidad es una batalla perdida de antemano, conforme las calamidades, los sinsabores y las frustraciones humanas siguen teniendo lugar. Sin embargo, aunque en la superficie de sus películas es evidente esta pesimista visión de la vida, expresada mediante variados enigmas existenciales, DC no puede ocultar su simpatía por quienes dignamente, con mayor o menor grado de confusión y/o acierto, buscan hacer realidad sus sueños o ideales, o tan simplemente sobrevivir, más allá de la presencia espectral o potencial, siempre inquietante, siempre al acecho, de la tragedia.

*Claudio Sosa es programador de Videoteca del Mirador, Cineclub que a partir de este Miércoles ofrece el ciclo “Cronenberg y sus enigmas existenciales – 4 películas del director canadiense”.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: