Hablando de LOS LABIOS – Una entrevista con Ivan Fund y Santiago Loza

by
Presentada durante el último BAFICI, Los labios fue la primera película argentina seleccionada este año para participar del Festival de Cannes, como parte de la sección Un certain regard (Una cierta mirada). Se trata de la primera película codirigida por la prolífica sociedad creativa que mantienen  desde hace un tiempo Santiago Loza e Ivan Fund, quienes trabajaron juntos en La risa (2009, ópera prima de Fund), y Rosa Patria, Ártico y La invención de la carne (las tres, del año 2009, dirigidas por Loza). Los labios cuenta la historia de tres asistentes sociales, de su viaje hasta el interior del país, y de los encuentros que mantienen con los habitantes y las condiciones de existencia de esas localidades. Trabajada formalmente en un permanente cruce entre el registro documental y el ficcional, Los labios lleva el rigor de esa apuesta hasta un punto en donde el sostenimiento de esa histórica dicotomía se evidencia innecesario, obsoleto. Es, en definitiva, una película a donde la pregunta sobre la capacidad del cine para hacer un registro documental de la realidad deriva en la quizá más honesta aspiración de documentar genuinamente un punto de vista, en este caso un comentario sobre la situación social de nuestro país. Pudimos charlar con Santiago Loza e Ivan Fund en Buenos Aires, mientras transcurría el BAFICI, en esta breve entrevista a donde respondieron con contagiosa elocuencia.
por Martín Alvarez y Nicolás Buede
No nos gusta hablar tanto de documental y ficción porque son categorías que a esta altura no podemos saber hasta qué punto están definidas, distanciadas. Sí les queríamos preguntar el por qué de la decisión de juntar personajes reales que de alguna manera cuentan su historia real, y por otro lado las actrices… ¿por qué juntan en una escena personajes imaginarios con personas reales, por qué deciden trabajar de esa forma?

Ivan Fund: En realidad se desprende de la historia que se quiere contar. En un principio, nos pareció la mejor manera de aproximarse a las escenas o al tema, si se quiere, de la película. Era una forma mucho más concreta de poder contar lo que se quería contar, de poder incursionar en ese intento de retratar lo que era la historia de estas mujeres, que está de alguna manera inspirada en anécdotas de trabajo de asistentes sociales de verdad, que conocemos, amigas, que nos contaron anécdotas, aventuras, de qué iba el laburo. Partiendo de eso se construyó una historia y luego de investigar un poco ésta nos pareció la manera mas franca y directa de hacerlo, dando margen tanto a la improvisación de las escenas de las actrices, en un tono más naturalista, como al contacto con la gente. Fue la única manera que se me ocurría de hacerlo, no se me hubiese ocurrido jamás tratar de reconstruir algo de esta situación de entrevistas si no era de esta forma.
Santiago Loza: Se creó un guión, que era bastante difuso, sobre todo con el tema de las encuestas, sabíamos que a la hora de la puesta en escena teníamos que poner esa verdad, hasta el día de hoy no sé cuánto hay de verdad o no en lo que se hizo o no se hizo, por un lado estaban las actrices que eran los personajes, y a medida que pasaban los minutos yo iba sintiendo que esa conciencia de que el otro es un actor desaparecía, pero eso no lo podíamos manejar. Ellos se prestaban a un juego, ellos podían decir lo que quisieran, en ningún momento era como una cámara oculta ni nada. Había una puesta en escena, había una luz cuidada, estaban todos microfoneados, pero como también era una entrevista jugaban un juego, algunas veces se decían cosas verdaderas en las respuestas, y tenían la libertad de hacerlo.
IF: De hecho hay un montón de situaciones en las que ni nosotros mismos sabíamos si lo que relataban era verdad o era parte de esa ficción que estaban inventando.
¿Cómo reaccionaron estas personas ante la posibilidad de mostrarse ante una cámara, ante la presencia del cine?

IF: Desde el comienzo ellos fueron muy amables y entusiastas, sobre todo con la idea de poder contarse, de poder participar de algo que obviamente no pasa seguido, pero sobre todo nos empezamos a dar cuenta de que tomaban participación en las escenas, y el hecho de tener a las actrices o la cámara ahí, lo tomaban como un medio para contar su propia historia.
SL: Y en eso decir “Bueno, estás en una pelicula, estas encarnando también un personaje por mínimo que sea”. Eso es también lo que cuestionábamos antes de hacer la pelicula, a ellos no les interesaba nunca hacer de pobres, de masa general, eso sería como hacerlos anónimos: “los pobres” o “los marginales”, no, acá son seres que aparecen y tienen una identidad dramática.
Sin plantearlos como grupo, como clase…

SL: Claro, no son una estadística, no son un número, cada uno de ellos es una entidad dramática…

Fotograma de "Los labios"

¿Y por el lado de las actrices como se dio esa cuestión de “jugar a lo real”?

SL: Eso es re difícil porque yo sé que un actor está acostumbrado a ciertas improvisaciones con otros actores… pero acá tenían que improvisar con gente que no eran actores y con gente que por ahí no sabían que era lo que se les venía.
IF: De repente ellas preguntaban algo y la gente les contestaba, y por momentos ellas mismas se confundían y no sabían si les estaban respondiendo la verdad o no. Había algo que se borraba ahí, como esa barrera, si bien recibían la respuesta, a la vez estaban como condicionadas por no saber si la gente les está diciendo la verdad o no, entonces había como una cosa muy natural, muy fresca de ellas dentro de las respuestas.
SL: También me parece hay que hablar de la intervención nuestra fuera de cámara…
IF: Claro, las escenas se iban guiando en vivo…
SL: Eso está eliminado en la edición, pero están totalmente intervenidas las escenas, con la gente y con los otros personajes también. Yo estoy orgulloso de las actrices, por el grado de riesgo que tenían para hacer todas las escenas, cómo se dejaron llevar y se entregaron a eso que iba pasando…
IF: Y una actriz convencional no está preparada para enfrentar algo de esta manera, y ellas estuvieron muy dispuestas a hacerlo…
SL: Las condiciones de trabajo eran muy incómodas, era una situación muy riesgosa…
IF: La reflexión que hacía Eva (Bianco), una de las actrices, era que a ella le significó replantearse qué es actuar, hasta dónde va esto, cuándo estoy actuando y cuándo no.
SL: Lo mismo que replantearse el pensar a toda la gente entrevistada como “no actores”. Por ejemplo el personaje que se llama Raúl, es el tío de Ivan, que nunca había actuado en una película jamás, y está perfecto, pero quién diría que Raúl no es actor, por supuesto que actúa. Raúl no es eso en la vida, ninguna de las personas de las entrevistas son actores, ellos son otra cosa, pero están actuando, había algo de ese orden que se confundía. Está bueno ir empujando fronteras y viendo más allá de esos límites.
Anuncios

Una respuesta to “Hablando de LOS LABIOS – Una entrevista con Ivan Fund y Santiago Loza”

  1. pai . Says:

    excelente la entrevista, muy apropiada para estos días de gloria para los labios, felicitaciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: